Politica

RADIOGRAFIA POLITICA DEL NARCOTRAFICO

Se suele tratar muchas veces el tema del narcotráfico principalmente por sus efectos emergentes en la sociedad como ser: la violencia y robo contra la población por parte de delincuentes narcotizados, la intoxicación o muerte masiva de jóvenes por drogas adulteradas, el sicariato asociado al narcotráfico, las balaceras y muertes de ciudadanos por disputa de territorio, el problema social de configurarse en una alternativa económica atractiva para sectores de la juventud, los problemas de salud emergentes en vastos sectores de la población a causa de la adicciones, etc


Pero el abordaje necesario y las medidas para resolver estas problemáticas siempre será un paliativo temporal si no se conoce la causa profunda ya todos ellos provienen de un problema de fondo permanente:
El Narcotráfico Internacional como gran caja de recaudación económica es dominado por carteles internacionales que están controlados entes de poder de paises imperiales y el Narcotráfico Nacional instalado como negocio permanente en nuestro país solo es factible porque esta posibilitado por la connivencia de importantes facciones corrompidas de poderes del estado en particular facciones de los poderes político, judicial y de fuerzas de seguridad.

EL MARCO INTERNACIONAL

Si bien en la historia contemporánea puede rastrearse la utilización de las drogas como herramienta imperial de penetración y destrucción de estados en las Guerras Del Opio que utilizo el Imperio Británico contra China en el Siglo XIX, más recientemente desde mediados del siglo pasado, podemos apreciar también como el poder imperial atlantista protegió y su Hegemon Americano utilizo el Narcotráfico principalmente como fuente de financiamiento o caja negra de operaciones encubiertas en función de necesidades geopolíticas y de seguridad de las naciones imperiales centrales.

Se ha acusado a la CIA (Agencia Central de Inteligencia) de Estados Unidos de estar involucrada en varias operaciones de tráfico de drogas. Algunos de estos informes afirman, según la evidencia del Congreso de EE.UU., que la CIA trabajó con grupos que se sabía que estaban involucrados en el tráfico de drogas.
Algunos casos:

  • Con el fin de proporcionar fondos encubiertos para el Kuomintang (las fuerzas leales al general Chiang Kai-Shek, que estaban luchando contra el líder comunista Mao Zedong), la CIA ayudó a pasar de contrabando opio de China y Birmania a Tailandia, proporcionando aviones de la empresa Air América, uno de sus «negocios espejo».
  • El 13 de abril de 1989, el Informe del Comité Kerry llegó a la conclusión de que los miembros del Departamento de Estado de los Estados Unidos de América «quienes habían prestado apoyo a los contras, estaban involucrados en el tráfico de drogas […] y los propios elementos de los Contras Nicaragüense, recibieron con su consentimiento asistencia financiera y material de los traficantes de drogas».
  • La CIA ha sido acusada de blanqueo de dinero de los fondos Irán-Contra de la droga a través del Banco de Crédito y Comercio Internacional (BCCI)
  • La CIA también trabajó con el BCCI en armar y financiar la Mujahideen Afgana durante la guerra soviética en Afganistán, utilizando el BCCI para el blanqueo de los ingresos de tráfico de heroína que se cultivaba en la zona fronteriza entre Pakistán y Afganistán, aumentando el flujo de narcóticos a los mercados europeos y de Estados Unidos.
  • Son varias las investigaciones locales, estatales y federales que han tenido lugar en relación con el Mena Intermountain Municipal Airport (Arkansas) como punto de recepción de la CIA en el tráfico de cocaína a gran escala a partir de la última parte de los años ochenta.

En particular fue la CIA y el MI6 (las organizaciones de inteligencia a cargo de operaciones ocultas del poder atlantista) los que por excelencia utilizaron la caja negra del dinero del narcotráfico para financiar golpes de estado, movimientos contrainsurgentes y guerrillas tanto de derecha como de izquierda para derrocar gobiernos populares y desestabilizar estados nacionales que no se alinearan según los intereses de los paises imperiales.

A modo de ejemplo algunos de ellos fueron:
El sonado caso Irán-Contras para financiar las guerrillas destinadas a derrocar el gobierno nicaragüense , el financiamiento de las revoluciones de color después de la caída de la cortina de hierro o de los movimientos de la primavera árabe que si bien tenían causas intrínsecas fueron fogoneados externamente, el derrocamiento de Gadafi, financiamiento de los mercenarios, el armamento y las guerrillas del estado islámico ISIS, como también fueron responsables del crecimiento descontrolado de la producción de amapolas en un 1000% en Afganistán después de la invasión de EE.UU, donde los militares y la inteligencia norteamericanos promovieron desde la ocupación territorial el resurgimiento de este inmoral negocio del opio del cual “comisionan” suculentas ganancias.

Tanto en el Triángulo Dorado (opio-heroína) situado en indochina (área fronteriza entre Tailandia, Laos y Myanmar), en la Media Luna Dorada (opio-heroína) situada en el área colindante de Pakistán, Irán y Afganistán o en el Triángulo De Plata (cocaína) situado en el área sudamericana de Bolivia, Perú y Colombia, la CIA ha tenido una importante incidencia siendo permisiva en la producción de droga pero su control principal del sistema estriba sobre los canales de comercialización de los carteles de la droga y sobre el ingreso de la misma a los mercados de consumo donde en este último aspecto han cobrado relevancia los carteles mejicanos, en particular sobre el ingreso al mercado de consumo de EE.UU.

También la CIA y el MI6 a través de testaferros, empresas fantasmas, paraísos fiscales y bancos afines (como el mencionado BCCI de Gaith Pharaon o uno históricamente relacionado con este ámbito como el HSBC británico) tiene incidencia en la creación y facilitación de operaciones de lavado de dinero del narcotráfico donde por supuesto desde ahí también controlan y “comisionan”.

En interesante el relato de Lyndon H. La Rouche en el libro “Narcotráfico S.A. La Nueva Guerra Del Opio” sobre la formación de los principales carteles de la droga: Colombianos (carteles de Cali y Medellín) y la incidencia que tuvo la CIA desde la embajada de EE.UU. en Colombia en esta operación de cartelización del narcotráfico en la década 1970.

Actualmente cobra particular importancia la producción de las drogas de síntesis o “Drogas de Diseño” las cuales están teniendo un papel cada vez más protagónico en el mercado del Narcotráfico ya que cada año aparecen 500 sustancias psicoactivas nuevas según informa el reporte de la Oficina contra la Droga y el Delito de las Naciones Unidas (UNODC).

Algunos ejemplos de ellos son las anfetaminas, metanfetaminas (cristal, éxtasis), psicotrópicos, LSD, opiáceos como el fentanilo, etc.
Las adicciones, las modalidades de consumo de estupefacientes y el narcotráfico se transforman y se adaptan con gran rapidez, el sistema de corrupción estatal que lo posibilita también.

LAS CAJAS DEL NARCOTRAFICO

La Caja Grande del narcotráfico internacional es manejada por los carteles del narcotráfico internacionales los cuales son controlados principalmente por el MI6 y la CIA, organismos a los cuales los carteles deben “comisionar” para poder funcionar impunemente.
Si bien existen en EE.UU. otros paises organismos públicos y políticas públicas de combate al narcotráfico, donde por ejemplo las requisas de cargamentos son ampliamente publicitadas es en la trastienda oculta donde se desarrolla la verdadera trama del narcotráfico internacional.

De aquí es donde surgen los recursos económicos para las cajas negras manejadas por estos organismos de inteligencia como la CIA y el MI6, recursos que son utilizados para financiar:

-Movimientos insurgentes (guerrillas, terrorismo),
-Movimientos políticos golpistas (Nueva Derecha y Revoluciones de color),
-Movimientos Sociales Fragmentarios del campo popular de paises periféricos (indigenismo, ecologismo fundamentalista, ideología de género, movimientos antivacunas, etc.),
-Revoluciones Democráticas (Golpes institucionales), políticos cipayos alineados con intereses del Bloque Atlantista y funcionarios traidores a sus paises (ministros, legisladores, jueces del Lawfare, etc.)

Como asi también un sinnúmero de ONGs como la Open Society de George Soros, la Red Atlas, la Rand Corporation, NED, etc., que responden a intereses del Norte Colonialista que procuran a través del Poder Blando la desestabilización de gobiernos nacionales de paises periféricos que no se subordinan al Plan Global del Hegemon Americano y el Bloque Atlantista.

También se debe contemplar la faz política de este flagelo internacional que los poderes globales permiten y usufructúan principalmente a través de sus agencias de inteligencia. El narcotráfico tiene como correlato interno en los paises grandes franjas de población que terminan adictos y drogodependientes disminuyendo el potencial político de la sociedad, denigra en sus valores ofreciendo vías muertas a las nuevas generaciones y complejiza aún más a los paises en su problemática interna promoviendo una mayor fragmentación social y por lo tanto un campo popular más débil para enfrentar a sus enemigos imperiales externos a los que solo les interesa expoliar impunemente sus recursos.
No hay que extrañarse de esta falta de escrúpulos en su accionar de los estados imperiales ya que por ejemplo en el Siglo XIX lo hicieron en China con el Opio y en los sesenta del Siglo XX en EE.UU. promoviendo el consumo de drogas en el movimiento Hippie que se oponía al la guerra de Vietnam.

La Caja Chica del narcotráfico del Mercado Local en los paises periféricos y coloniales como la Argentina tiene por principal beneficiario, además de los narcotraficantes locales, a la triada constituida por facciones corrompidas de: el poder político, la justicia, las fuerzas de seguridad en general y dentro de ellas a la policía en particular.

EL PLAN DE TRES ETAPAS A NIVEL NACIONAL DEL NARCOTRÁFICO

El Coronel Seineldín en una conferencia en los 90 hizo una interesante exposición del plan geoestratégico y modus operandi del narcotráfico, que operativamente según él se basa en un mecanismo de tres etapas para sumar los paises en el tablero mundial del mismo:

 Primera: Convertir a la Nación-Objetivo en un país de tránsito y consumo.

 Segunda: Consolidar el tráfico de drogas mediante la penetración y asentamiento territorial de las mafias narcos y sus sicarios (lo cual provoca inevitablemente un incremento de los delitos por las luchas de poder entre mafias, e inclusive ataques a las autoridades que se opongan a sus intereses y las repriman por sus acciones delictivas).

 Tercera: La efectiva instalación de “fabricas” para el procesamiento y/o la producción de drogas (con la eventual protección de algunas corruptas autoridades nacionales y provinciales).

Estas tres etapas solo se pueden desarrollar libremente cuando existe connivencia del poder de estado (político, judicial, fuerzas de seguridad) con los carteles del narcotráfico o directamente cuando no existe voluntad política para combatir al narcotráfico.

Como se puede ver, en la Argentina se cumplieron las tres etapas que mencionaba el Coronel Seineldín y como dijo en su momento el embajador mejicano en la argentina… “el narcotráfico una vez instalado en un país se convierte en un poder económico que termina infiltrando y cooptando en forma profunda a los distintos estamentos del estado, siendo difícil después su desenquistamiento.”

NARCOTRAFICO EN ARGENTINA

Ya en la época de la dictadura militar la argentina se convirtió en país de tránsito y la ruta 34 era la vía principal para el transporte de droga de la dictadura del dictador boliviano García Meza.

En ese tablero mundial del negocio del narcotráfico, la Argentina dejo en los 90 o a principios del segundo milenio de ser exclusivamente un país de tránsito de la droga para pasar a ser un país de producción por poseer los “Líquidos” (precursores químicos para procesar y refinar la droga) y además por la cercanía de puertos de exportación para enviarla a los mercados de consumo.

En la polución evolutiva de este flagelo como consecuencia también la argentina paso a ser un país de consumo con las consecuencias que ello acarrea: violencia delictiva, inseguridad, daños a la salud pública y la progresiva degradación corruptiva de los poderes del estado.

NARCOTRAFICO: UN PROBLEMA DE DECISION POLITICA

En función de buscar soluciones en este ámbito, existen dos aspectos centrales a evaluar respecto a los problemas relacionados al narcotráfico:

Uno es el que genera el narcotráfico con toda su carga de violencia, corrupción de poderes del estado, asesinatos, sicariatos, mafias asociadas al mismo y la perversión de vastas capas de la población, en particular juvenil, cooptadas como dealers, soldaditos, sicarios, etc.

El Otro es su contracara, el consumo de sustancias adictivas por parte de la población, que conlleva a serios problemas sanitarios y de salud los cuales tienen un origen poli causal: angustia y ansiedades por problemas irresueltos, escapismo social, depresión económica laboral, etc., donde debido a ellos la población utiliza las sustancias adictivas y narcóticos como un bastón químico para transitar en la vida, usándolos como una fuente psicológica de satisfacción instantánea o para poder soportar la realidad.

El problema atinente al consumo implica asumir como nación un proyecto político que contemple en primer lugar el aspecto preventivo para lo cual tiene gran implicancia la educación, la posibilidad de realización socioeconómica e inclusión social de los individuos, la promoción de valores comunitarios positivos, los comportamientos responsables y de fuentes saludables de relacionamiento o satisfacción como por ejemplo el deporte, el baile, la música, eventos culturales, etc.

En el aspecto curativo sería necesario instaurar un modelo de abordaje del problema de adicto que no lo criminalice para que el mismo sea permeable a la accion amigable del estado y no a la de los narcotraficantes para los cuales los adictos solo son carne de consumo en su comercio de muerte.

La política de “Guerra a las Drogas” que fue el paradigma operativo adoptado internacionalmente e inaugurado en 1971 por el gobierno de Richard Nixon, después de 50 años de su instauración ha demostrado su inefectividad por lo que habrá que buscar otros marcos conceptuales y paradigmas operativos para enfrentar este flagelo.

En el otro aspecto más relacionado a aspectos políticos, de seguridad e institucionales requiere una accion decidida y enérgica al más alto nivel político.

El núcleo del problema reside en la triada de poder constituida por facciones corrompidas de: el poder político, la justicia y las fuerzas de seguridad en general entre las que cobran relevancia las fuerzas policiales en particular, siendo esta última el brazo más visible que controla y audita la estructura operativa del narcotráfico en el territorio, algo solo factible si las otras dos facciones de la triada lo posibilitan.

Los supuestos poderosos narcos y carteles locales solo son marionetas circunstanciales que son controladas por las facciones corrompidas de esa triada del poder, una vez “quemados públicamente” los narcos son encarcelados, asesinados o sacados de circulación para ser reemplazados por una nueva camada de narcos firmemente controlados y auditados por las facciones corruptas de estos tres poderes públicos, siéndolo operativamente a nivel territorial por facción corrupta la policía.

Los financistas, mesas de dinero y bancos solo son canales necesarios e importantes para el blanqueo y circulación del dinero sucio, pero a nivel nacional no son un factor de poder en el control y manejo del negocio del Narcotráfico.

El problema del narcotráfico a nivel nacional no es un problema de algunas manzanas podridas dentro de la estructura del estado que lo posibilitan, sino que por su magnitud es un problema sistémico que requiere un abordaje de la misma naturaleza para solucionarlo.

Para graficar el estado de situación podríamos utilizar una frase popular que dice… “Cuando el puchero se te quema, no importa si sacas papa, batata, choclo u osobuco, toda la olla tiene el mismo gusto”

El control, combate y eliminación del Narcotráfico a nivel nacional, más allá de sus complejidades intrínsecas, no solo es una cuestión de accion represiva sobre las facciones corruptas de la policía, del poder político, del poder judicial o del control financiero sobre el lavado del dinero sucio (acciones que son necesarias e indispensables) … sino que es principalmente una Decisión Política de Alto Nivel que con un enfoque sistémico establezca un plan que combata este flagelo atacando integralmente el problema y principalmente el núcleo de poder corrupto que lo permite.

A modo de ejemplo, no para imitar ni copiar ya que en ambos casos hubo metodologías cuestionables y criticables, sino para ilustrar con dos casos concretos de la realidad que los problemas de narcotráfico, mafias, corrupción, violencia y seguridad publica son problemas abordables y solucionables si desde el más alto nivel político se toma la decisión firme de hacerlo.

El primer ejemplo es el caso de Singapur que con Lee Kwan Yew a partir de su férrea conducción del gobierno logro transformar la pequeña ciudad-Estado de Singapur, que era centro de contrabando, narcotráfico y prostitución. Singapur de ser una de las zonas más conflictiva del mundo, donde las drogas circulaban como si nada, hoy Singapur es una nación segura, es un país que erradicó la inseguridad y la delincuencia.

El segundo ejemplo más cercano es el gobierno de El Salvador de Nayib Bukele que logro controlar y prácticamente erradicar la delincuencia, la violencia y los asesinatos desde que con firme decisión política le declaró la “guerra” a las pandillas (Maras Salvatruchas) y llevo adelante un decidido plan de accion.

Hasta ahora hay que reconocer en el caso del Narcotráfico en particular, que las políticas llevadas adelante no han servido para morigerarlo ni mucho menos erradicarlo.

Es necesario que aceptemos que “Necesitamos cambiar las cosas si queremos cambiar los resultados”. El cambio necesario indispensable es que desde el más alto nivel político se tome la decisión y se emprenda una accion integral decidida para erradicar este flagelo, si no se hace es que no se sabe, no se quiere o directamente se es cómplice y parte interesada del problema.

ARIEL ROLFO

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba